Querido nieto,

en mi corazón viven dos lobos, uno es blanco y el otro, negro. El blanco es amoroso, bueno y gentil, sólo combate cuando tiene que cuidar a los demás o a él mismo. El negro es violento y ante cualquier eventualidad desata su ira y enojo, pelea sin razón, está lleno de ira y odio, sólo causa problemas.
 
  Si me preguntas quién ganará, te contestaré que ambos, porque si sólo alimento al lobo blanco, el negro se esconderá y lo atacará cuando me descuide. Y si alimento al lobo malo, se hará más fuerte y usará su energía negativa cuando lo crea conveniente. Por ello, ambos lobos deben convivir en armonía y equilibrio.  
  Prefiero que venzan ambos, porque el lobo negro tiene cualidades que podría necesitar: astucia, sentidos agudizados, ojos acostumbrados a las tinieblas... Si ambos lobos tienen comida, no tendrán que luchar entre sí. Así, podré elegir a cuál recurrir según la ocasión.

Cuento atribuido en Internet a un jefe cherokee
 
 

 

innerllops ™